Open the menu MENÚ

¿Tienes problemas para aguantar el calor? Con estos consejos para refrescarte estarás preparada para combatirlo

¿Te encanta el verano pero no soportas bien las altas temperaturas? ¡No eres la única! Si no tardas en sentir mareos, cansancio e incomodidad en general, tu cuerpo podría estar diciéndote que no está a gusto con el calor. Con estos consejos para refrescarte estarás preparada para enfrentarte a los calurosos días de verano.

Mantén la cabeza fría
¿Te has dado cuenta de que no tienes problemas para dormir cuando estás de vacaciones, haga el calor que haga? El motivo es que, en ese momento, tu actitud es la adecuada. Lo mejor que puedes hacer es aceptar que vas a pasar calor y buscar la forma de que te moleste lo menos posible. Planifica momentos para el descanso y para refrescarte, de esa forma estarás preparada para seguir con las pilas cargadas.

Utiliza prendas que no se ciñan al cuerpo
Utiliza ropa amplia y, a poder ser, en capas. Aunque por la mañana todavía refresca un poco, durante la tarde te apetecerá quitartelo todo y quedarte solo con la camiseta. Ten mucho cuidado con el calzado. Si bien es cierto que las botas festivaleras le dan un toque atrevido a los vestidos, sigue siendo recomendable llevar sandalias cuando sube la temperatura. Si quieres evitar los golpes de calor, no olvides elegir accesorios para la cabeza elaborados con rafia o algodón, como este sombrero de Doutzen’s Stories.

Nuestro truco: lleva siempre un bañador en el bolso. De esa forma siempre estarás lista para aceptar esa invitación de última hora para ir a la playa o a la piscina.

La clave es estar siempre fresca
Te ofrecemos un consejo que te resultará fácil y asequible: un aire acondicionado casero. Coge varias botellas de agua, rellénalas hasta 3/4 de su capacidad (de forma que no estallen) y mételas en el frigorífico. Una vez que se hayan congelado, colócalas delante del ventilador de forma que el aire salga en su dirección y se refresque. Así conseguirás bajar la temperatura que hay en la habitación. Ingenioso, ¿verdad?

Evita utilizar cualquier electrodoméstico que genere calor.
Lo más recomendable es comer raciones más reducidas cuando llega el calor: el cuerpo necesita invertir mucha energía en la digestión de la comida. Si comes mucho, la temperatura del cuerpo se eleva, precisamente lo que queremos evitar cuando hace tanto calor. Para mantener la casa fresquita, es una buena idea restringir el uso de las placas y del horno. En lugar de meter una pizza en el horno, decídete por comer una ensalada ligera y fresquita.

Dúchate con agua fría.
Dúchate antes de meterte en la cama y, hacia el final, utiliza solo agua fría. No es necesario que esté helada, faltaría más. Simplemente baja un poco la temperatura del agua que utilizas habitualmente para ducharte. Te refrescará y será más fácil que te duermas.

Ponte unos calcetines mojados cuando te vayas a la cama
Sabemos que puede parecerte una locura, y probablemente no es lo más cómodo cuando te vas a dormir, pero mantener los pies frescos te ayudará a quedarte dormida. Ponerte unos calcetines mojados es una forma fantástica de refrescar los pies y si pones el ventilador delante de ellos, el efecto será increíble.

Si tienes algún consejo para refrescarte que no hayamos mencionado, nos encantaría que nos lo contaras. Por cierto, ¿has tenido ocasión de echarle un vistazo a nuestra colección de baño?  Te garantizamos que con los artículos que te proponemos estarás siempre lista para combatir el calor en la playa.

Comments