¡última oportunidad! 3er sujetador gratis o el 2do -50%

Colección Lencería

Descubre

5 errores con la lencería, ¡todas los hemos cometido!

A veces tomamos la decisión equivocada o descubrimos después que podríamos haber hecho algo diferente y esto definitivamente también sucede cuando se trata de la lencería. Pero no te preocupes, ¡todas hemos estado ahí! Y es por eso que pensamos que sería divertido compartir 5 errores con la lencería que todas hemos cometido.

  1. Utilizar un sujetador más pequeño para crear efecto push-up
  2. ¿Sabías que con esto en realidad consigues el efecto contrario? En la mayoría de los casos solo hace que el pecho se vea más pequeño, ya que básicamente se aplasta en lugar de levantarse. Tampoco es cómodo (piensa en las tiras y aros que se clavan en tu piel y en los tirantes del sujetador). Por tanto, es mejor que elijas un sujetador de tu talla y que optes por un tipo diferente, como un push-up o un balcony. ¡Le dan a tu pecho el efecto deseado!

  3. No usar bolsa de lavado
  4. ¿Bolsa para lavar? ¿Qué bolsa de lavado? O sabes que es mejor lavar tu sujetador a mano o utiliza una bolsa de lavado cuando laves la ropa interior en la lavadora. ¡Confía en nosotros, es mejor! No solo para tu sujetador sino también para tu lavadora. Cuando a tu sujetador le falta un aro es lo peor (y aún más si este alambre está por la lavadora). Así que será mejor que laves los sujetadores en una bolsa de lavado cuando quieras usar la lavadora.

  5. Peep show
  6. ¡Tu look parecía elegante cuando te miraste en el espejo en casa! Pero una vez en la oficina (especialmente bajo la terrible luz de la oficina) notaste que deberías haber usado ese sujetador T-shirt (de color nude) ya que todos pueden ver qué precioso sujetador llevas puesto. Siempre pruébate y comprueba si tu camisa es transparente a la luz del día para asegurarte de que no muestras más de lo que deseas.

  7. Talla incorrecta de sujetador
  8. ¿Sabías que ninguna mujer utiliza el mismo sujetador durante toda su vida? Tu pecho puede cambiar de tamaño debido a, por ejemplo, cuestiones hormonales o adelgazamiento. Debido a que nuestro cuerpo cambia constantemente, a menudo sucede que no estamos usando la talla de sujetador correcta. Se recomienda medirse una misma de vez en cuando para asegurarte de que estás usando la talla correcta. O mídete con ayudade esta herramienta.

  9. Braguitas incorrectas
  10. ¡Además de usar el sujetador equivocado, seguramente también te ha pasado eso de llevar las braguitas erróneas! Aquellos días en los que te consideraban cool en el instituto si mostrabas tu ropa interior (recuerda aquella tendencia de usar pantalones bajos para que se viera tu tanga...) pero hoy en día preferirías guardarte esto para ti. Es por eso que es bueno conocer todos los diferentes tipos de braguitas para que sepas cuál es mejor para tu look. ¿Por cierto, sabías que la forma de tu trasero también influye en la forma en que las braguitas quedan en tu cuerpo? ¡Descubre las braguitas perfectas para ti!